Información normativa europea sobre coches eléctricos

  • Boletín: Nº 18. JULIO 2019

    Temática: ONCE de cerca Foto de coche eléctrico

    El pasado 1 de julio entró en vigor el Reglamento Europeo 839/2019 que obliga a que todos los coches eléctricos dispongan de un sistema de aviso sonoro.

    Esta nueva normativa modifica el Reglamento 540/2014, el cual permitía a los conductores desactivar el sistema AVAS. Desde ahora, todos los vehículos de transporte de personas y equipajes, como a los de transportes de mercancías, de nueva homologación, deberán tener siempre activo el sistema AVAS, sin posibilidad de que se pueda desactivar.

    ¿Qué es AVAS y cómo funciona?

    AVAS, sistema de aviso acústico, por sus siglas en Inglés, hace que un vehículo con motor eléctrico emita un sonido cuando está en movimiento. Concretamente, este sistema se pondrá en funcionamiento siempre que se realice un desplazamiento a una velocidad inferior o igual a 20 kilómetros por hora. En caso de que se produzca un desplazamiento marcha atrás y el vehículo no disponga de avisador acústico que indique esta circunstancia, también deberá activarse el sistema AVAS. En el caso de los vehículos híbridos (motor de combustión y motor eléctrico), se activará cuando se utilice únicamente el motor eléctrico para su desplazamiento.

    Aunque cada fabricante tiene la potestad de elegir el tipo de sonido con el que quieren dotar a sus unidades electrificadas, la legislación de la UE establece que deberá imitar a un motor de combustión y tener una intensidad entre los 56 y los 75 decibelios.
    Esta normativa es de aplicación a los vehículos de nueva homologación a partir del 1 de julio de este año y a todos los vehículos que se comercialicen a partir del 1 de julio de 2021.

    Desde la ONCE junto con las entidades internacionales representativas de las personas con discapacidad visual, venimos trabajando desde hace muchos años, tanto a nivel nacional como internacional, para conseguir que esta norma fuese aprobada. Por ello, la misma es una gran noticia para nuestro colectivo.

    Esta nueva directiva permitirá reducir el riesgo de atropello, siendo interesante no sólo para el colectivo de personas con discapacidad visual, sino también para el de ciclistas, personas que se desplazan en patinetes, niños, personas mayores, etc. con lo que, se puede considerar que es un beneficio para la sociedad en general.