La Basílica del Prado de Talavera de la Reina (Toledo) en el cupón de la ONCE

  • Boletín: Nº 9. SEPTIEMBRE 2018

    Temática: ONCE de cerca Presentación del cupón de la Basílica del Prado de Talavera de la Reina

    La Basílica de Nuestra Señora del Prado, de Talavera de la Reina, es el motivo del Cupón Diario del miércoles 5 de septiembre. A través de este sorteo, cinco millones y medio de cupones difundirán esta basílica por toda España.

    La imagen del cupón fue presentada por el director de la ONCE en Talavera, Javier Álvaro, y el alcalde de la ciudad, Jaime Ramos, acompañados por el rector de la Basílica, Felipe García, en un acto celebrado en la puerta principal del templo.

    El carácter sagrado del lugar se remonta a los romanos, que levantaron un templo en el lugar. Tras cristianizarse en época visigoda, el rey Liuva II regaló a la ciudad la primitiva imagen de la Virgen del Prado. Tras la reconquista, el templo se rehízo en estilo mudéjar, y en el siglo XVI, el edificio es sustituido por otro Renacentista. A lo largo del tiempo, el edifico experimenta varia transformaciones.

    El 14 de Febrero de 1989 se firmó en Roma una Bula Pontificia por la que se elevaba la Ermita a la dignidad de Basílica, y se consagraba como tal el 5 de Noviembre del mismo año.

    La actual basílica, que mezcla estilos Renacentista y Barroco, cuenta con la planta de la capilla mayor (barroca), que es de cruz latina, con dos brazos cubiertos por bóveda de cañón. La parte barroca se une a los pies, a través de un arco triunfal, con las tres naves renacentistas.

    La decoración es de cerámica, de los siglos XVI al XX. La que decora los zócalos del interior de las naves laterales data del siglo XVII, época en la que la cerámica talaverana goza de gran fama en España y en América.  Por la rica colección de azulejos de Talavera que ostenta, se le ha denominado ‘Capilla Sixtina de la cerámica’.

    El retablo mayor que alberga la imagen de la Virgen del Prado se construyó en 1854, con diseño Neoclásico tardío flaqueando el camarín y hornacina de la Virgen con dos pares de columnas, flanqueadas por ángeles orando y el Espíritu Santo en forma de paloma. El edificio está declarado Bien de Interés Cultural.